Pródromos insidiosos


En algunas ocasiones, los bebés adoptan una posición poco óptima para que el parto siga un curso más fluido. Esto es debido a múltiples causas y no hay una manera de prevenirlo. A veces, simplemente sucede. Es recomendable llevar una vida con movimiento, agilidad y buena higiene postural. Pero aun así, a veces se presenta.

Los pródromos insidiosos son partos que comienzan con contracciones suaves o fuertes. Pueden ser regulares o no. Son largas y muy intensas. Muchas veces aparece un dolor punzante, como si te clavaran algo. Generalmente en zona del pubis o sacro. El dolor punzante, cuchillazo, no es un dolor de parto normal. Es la cabecita del bebé chocándose contra alguna parte ósea de la pelvis. Por tanto, no consigue entrar bien y el parto no progresa o lo hace de manera muy tórpida.

Además de descanso cuando cesen, nutrición e hidratación, lo único que podemos hacer, es intentar dar espacio a nuestro bebé, para que esas contracciones consigan lo que pretenden; cambiar al bebé de posición y que progrese el parto.

Aquí tienes algunas propuestas. No puedo asegurarte que vayan a funcionar. A veces lo hacen y a veces no y es necesario mayor intervención pues el proceso se hace agotador para mamá y bebé.

Acceso